sábado, 12 de marzo de 2011

De Cafolí en Queenstown

Una vez más una catástrofe natural nos lleva a hacer un alto, buscar información y colgar una nueva entrada fugaz mientras saboreo el inmejorable café neo-zelandés. El inmenso terremoto de Japón nos ha tenido toda la mañana ajetreados después de cancelar el vuelo libre que teníamos contratado para esta mañana... estaba demasiado nublado por segunda vez!
La alerta por Tsunami se ha levantado esta mañana cuando por lo visto ha llegado pero con muy poca fuerza. También nos ha tranquilizado la parsimonia de la gente autóctona que continuaba sin acelerar su paso. Tras comprar el periódico, checkear internet y preguntar en el i-site (dónde nos aclaran que las autoridades nos hubiesen acelerado un poco el ritmo) decidimos continuar la ruta hacia los fiordos del sur. Concretamente nos acercamos al Kepler Track y Milford Sound escenario de las tierras Rohirrim en The Lord of The Rings.
Todo ello, y lo recorrido hasta hoy, merecerá una buena entrada en el próximo Wifi "Free" (muy, muy escasos en Nueva Zelanda y caros). Sólo os adelanto que la West Coast es ese lugar que nos viene a la mente cada vez que pensamos en Nueva Zelanda. Tras cada curva de la carretera, tras cada desvio del track, un lago, una montaña nevada, un glaciar, un bosque tropical, un bosque patagónico... te deja con la boca abierta y con ganas de conocer más, más, más,... A lo Kintaro! Ohé!
Desde las Antípodas, ahora mismo Madrid (comprobable en Google earth) imagino que estas manifestaciones naturales quedan lejanas y pierden fuerza. Pero aquí te lleva a pensar y a darte cuenta de que algo no va. Desde que inicié la andadura he vivido de cerca el terremoto de Punta Arenas en Chile, el de Christchurch y ahora el de Japón unido a un tremendo Tsunami. Por su parte, Igua tuvo que dejar la costa este de Australia a causa de un ciclón. Tal vez los mayas tuvieran algo de razón, ya vorem. Mientras tanto, disfrutemos de un mundo que ofrece lugares y sensaciones como las que veo y siento en este momento en que imagino tomarme este cafoli con cada uno de vosotr@s frente a un lago, una isla boscosa en el centro, el muelle con casas de madera, los veleros izan velas frente a la cafetería, el cielo se está despejando y las montañas aparecen,...y qué gran café!
Un fuerte abrazo desde Queenstown.

5 comentarios:

  1. Hi Maes! Espectaculares fotos y crónica as always! Pareces un personaje de la peli TWISTER, uf, ten cuidadín con la Madre Naturaleza que está un poco movidita lately,no?
    Take care and keep on moving my friend!

    ResponderEliminar
  2. Ves en compte que la natura està molt complicada i a més a més rebotada contra tot i contra tots. Cuidat molt, i continua prenint café i cervesetes, pero no deixes d'escriure.
    A por los fiordos!
    Un ABRAÇOT!

    ResponderEliminar
  3. La pacha mama esta alborotada pero aquí nos tienes a todos pendientes. El movil se enciende con las llamadas de amigas a ver como esta Andrés hoy hasta el viajero del mercado je...je.Vosotros adelante y disfrutando de esas maravillas ¡que fotos¡ solo pienso que tu lo estas disfrutando en directo ¡que mas se puede pedir¡:UNA MACLETA ESO ES LO QUE FALTA. Un beso y cuidate.

    ResponderEliminar
  4. Maaaanoooo, que fotoooooooos!!!Acostumbrados a a tus escritos, este parece más una dedicatoria, jeje!!! Cuidaros y a ver si encontrais más wififree!!! Besote!!!

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, vaya racha de desastres y parece que pueden seguir. Procura dentro de lo posible estar informado, pero a pesar de todo a seguir disfrutando y seguir viendo esas maravillas,¿oido sr.nobel pulitzer?, pero no te las guardes y sigue contandolas.Tus seguidores siguen tu camino como a un gurú.Un beso.Tk.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.