sábado, 22 de enero de 2011

San Pedro de Atacama

Atacama, el desierto más árido del mundo y el más anciano. Un lugar que hace tiempo descubrí en un mapa y siempre me pregunté como sería llegar a él, ahora sé que es especial.
San Pedro de Atacama antaño un pueblo de 'tránsito' desde Bolivia, hoy un pueblo extremadamente turístico dónde es difícil recorrer sus calles sin tener la sensación de ser un euro andante.
El calor es de unos 45º desde las diez de la mañana hasta la noche, cuando la temperatura baja a 10º.
Para recorrer San Pedro no necesitas más que tus piernas y media hora, el pueblo es realmente pequeño, sin embargo para recorrer las riquezas que lo rodean te ves obligado a tomar un tour. Contratar un tour en San Pedro de Atacama se convierte en toda una aventura de supervivencia para no quedar seco y sin plata en medio del desierto. Empiezan las negociaciones, como siempre buscar la empresa que juega con los precios, que parece 'legal' y con la que tomarás varias excursiones para conseguir el mejor precio. ¡Aun así me timaron en la segunda! Vuelves a decirselo, me cobraste como 3000 pesos más, no?
No te preocupes, en la próxima salida te apunto en la lista y sales....gratis.Esta es la empresa legal!
Así es Atacama, todo tiene un valor y nada lo tiene. El sol del desierto derrite todo. Como me dijo la señora de la boletería para los autobuses... 'aquí poco tiene sentido, el valor no existe y menos el del dinero. Todo vale, y nada vale.' Pero sacar el boleto de autobús y conseguir salir del desierto sería otra aventura.
Para el alojamiento había estado recorriendo hostels y el camping dónde se quedaban tres chilenas que conocí al bajar del autobús pero finalmente me quedé en el Hostelling International, un pequeño zulo para dos personas pero ocupado por cinco. En este panorama te das cuenta de que no podrás pasar demasiados días.
Tomo la primera salida tour hacia la laguna Cejar, Ojos del Salar y el Salar de Atacama.
La Laguna Céjar es una parte húmeda del salar que tiene más concetración de sal que el mismísimo Mar Muerto. La sensación de andar en el agua, intentar hundirte y no conseguirlo, o simplemente nadar en medio del desierto es una sensación única.
Los Ojos del Salar son dos inmensas aperturas de agua en medio del Salar de Atacama. ¡Su profundidad es de unos 1000 metros! Un nuevo capricho tallado por la naturaleza. De nuevo, se convierte en una nueva sensación única saltar los cinco metros y sumergirte en el agua de los ojos. Al menos esta menos salada que la de Céjar y "tus ojos" no sufren.
Por último, llegamos al atardecer al Salar de Atacama.
Estos salares son la consecuencia de que hubo un día, hace millones de años, que Chile fue parte del Océano. Cuando las placas se superpusieron creando los Andes quedaron unas lagunas inmensas que con el tiempo se secarían y dejarían un paisaje nevado de sal. Las puertas de la furgoneta quedan abiertas para que podamos escuchar Dark Side of The Moon en un escenario único, el guía Felipe lo tiene estudiado. Andar descalzo por la endurecida sal, entrar en las charcas, mirar las cordilleras que te rodean coloreadas por los minerales que las componen y, finalmente, la puesta de sol marcada por Dark Side of the Moon, todas ellas son imágenes que vuelven a la retina para recordarte que Atacama es único.
Al día siguiente, despertador a las 3 de la mañana para ver los Geiser de Tatio. Me habían comentado que era el campo geotérmico más grande de América y me apeteció conocerlo. Por las mañanas la actividad es mayor cuando la temperatura es de...5ºC! Tatio no fue algo que me impactara después de conocer hace años el pueblo de Geiser en Islandia, el que da nombre a estas manifestaciones naturales. Todavía recuerdo aquel chorro de agua ascendiendo a 130 metros de altura. Decididamente, lo mejor de la mañana fue el baño en aguas termales de 30º, fuera del agua 5ºC.
Dejando atrás Tatio, nos dirigimos a Machuca, de nuevo un pueblo que se 'llena' para acoger a los turistas con fotos de pago y brochetas que venden como carne de llama, dicen ellos. La iglesia, lo mejor. En una colina y rodeada por una muralla de adobe, la iglesia blanca con cruces multicolores resalta en medio del desierto.
De vuelta a San Pedro, comienza la misión para encontrar una salida de San Pedro. Las excursiones de tres días al salar de Uyuni -siguiente punto del viaje- salen a 50.000 pesos, demasiado! Autobuses a Jujuy en Argentina, no hay hasta el viernes... y estamos a lunes! Intentas no desesperarte pero el calor tampoco ayuda. Pero siempre hay una salida... Había conocido a tres chilenas al llegar a San Pedro que también querían subir a Bolivia. Me dejaron una nota en el hostel 'Andrés te hemos reservado también el transfer a Bolivia por 20.000 pesos'... perfecto! La unión hace la fuerza, no? Al día siguiente Vero, Monica, Gisela y yo saldríamos camino de Uyuni, en Boliva.
Con la tranquilidad de saber que no te vas a quedar indefinidamente en San Pedro para montar una agencia de tours a Uyuni, tomé el último tour -el gratuito- al Valle de la Muerte o Marte y al de la Luna.
Durante la travesía paramos a recorrer las cuevas formadas en sal y unas paredes que se podrían equipar si no fueran... sal. El calor es intenso y se escuchan crujir las paredes de veinte metros. Nos encontramos en el desierto Andino, más allá, tras la cordillera se encuentra el desierto Absoluto sólo piedra y tierra, os lo podeis imaginar? ¡Si aquí ya no hay nada! Hacia el mar, el desierto Costero y al sur el desierto Florido que, como su nombre dice, florece con un solo día de lluvia.
El día termina con la puesta de sol en la duna que preside el Valle de la Luna. El inmenso anfiteatro natural que se encuentra al norte, hecho de pura roca, comienza a cambiar de color. El rojo, el azul, el morado... en los breves momentos que toma el sol para desaparecer todas las cordilleras que nos rodean cambian sucesivamente de color. Sensaciones intensas, un lugar, un momento único.
¿El día termina? No. Todavía quedaba la cerveza con mis nuevas compañeras de viaje y su amigo Daniel guía en Atacama. Entre cervezas descubro que además de guía es fanático de cine y representante de la asociación fan de Pink Floyd. ¿Qué pasa este viaje? ¡Es la banda sonora! Disfruto escuchando la historia de cuando fue guía del mismísimo Coppola en Valparaíso. El día finalizó, esta vez sí, probando una bebida típica de Chile, cerveza, limón (hasta aquí una clara normal) y unas especias picantes que hacen 'hervir' la bebida y tu estómago durante toda la noche.
Un abrazo a tod@s más fuerte ya que hace días que internet se ha convertido en un oasis difícil de encontrar.

4 comentarios:

  1. Per fi un escrit, ja tenia mono, no podem estar tants dies sense saber res. M'alegra que estigues disfrutant d'eixos espectacles meravellosos de la naturalea, jo soc feliç llegint com ho contes i vegent les fotos. No se com te les apanyes que sempre trobes amigues que t'acompanyen, je,je, es´`a vist que amigues i cervesa no et falta, un viatge perfecte. UN BESOT.

    ResponderEliminar
  2. Ahora nos hemos dado cuenta de que siiiiiii existe ese lugar llamado Desierto de Atacama. Es + de lo que imaginabamos, por lo menos yo ya tengo la maleta dispuesta. Sigue conociendo "amigas" que nos tienes a todos moscas. Un beso y adelante siempre hay lugares que sorprenden.TKS.

    ResponderEliminar
  3. Buah! El Dark side, Coppola y su particular apocalipsis, cervecitas en un marco incomparable,uf, qué envidia my friend!!!You are the boss!!!

    ResponderEliminar
  4. Collons titu!!! Es collonut veure com va evolucionant el viatge cada dia, sempre coses noves i espectaculars...i d´açi poc un dels plats forts...La Isla de Pascua!!! Ja tenim ganes de coneixer-la a traves dels teus ulls, fotos i comentaris!!! Te volem molt!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.