lunes, 14 de febrero de 2011

Surfeando Rapa Nui

Cada dia cuando te levantas y sales de la tienda ves las olas de 3 metros perfectas caer sobre las rocas. Son las mismas que por la tarde fotografias y que dejan pasar la puesta de sol a traves del labio. Rapa Nui es uno de los lugares del planeta con mayor visibilidad para bucear, pero estos dias, hay mar, bastante mar.
El dia anterior habia amanecido bastante plato y decidi esperarme a que subiera para buscar tabla y cumplir un sueno, surfear en Rapa Nui. Decidi tomar la ruta de la costa y me encontre a una par de chicos con una tabla. Preguntandoles por donde podia conseguir un alquiler economico ya que los que hay son bastante caros me propusieron un trato... al dia siguiente quedariamos por la manana, yo les daria una clase y luego tendria la tabla el resto del dia. El trueque sigue funcionando en la isla! 
Asi, ya con el planazo para el dia siguiente resuelto, me dedique a recorrer la costa hacia las cuevas. Cuando me disponia a entrar en un agujero en el suelo que encontre en medio de la nada oi voces y resultaron ser los chilenos que nos habian cogido en autostop el primer dia! Que grande volver a verlos, realmente buena gente. Iban con una pareja, Vicent el valenciano y su novia irlandesa que tambien andan girando el mundo. Espero encontrarmelos en Nueva Zelanda y poder compartir una parte del viaje.
Nos adentramos los cinco en la cueva para llegar a las ventanas. Las cuevas son unos jameos que van a parar tras 50 metros de tunel a un acantilado. Al llegar me di cuenta de que el mar habia subido, las olas pasaban de los tres metros y viendolas desde la ventana del acantilado sobrecogian.
Al salir de las cuevas me apetecia caminar y decidi seguir a pie... hasta el siguiente ahu. Cuando caen unos 40 grados y el sol abrasa decir que te apetece caminar es un farol. Los encontre en el siguiente Ahu y aceptando su ofrecimiento a salvarme de una insolacion/deshidratacion me subi al coche. Recorrimos el Puna Kao (cantera de los Pukao o sombreros de los moais) y una nueva cueva de unos 150m. que fue habitada y cultivada durante las guerras tribales. Por ultimo, visitamos el Ahu Akivi, un grupo de siete moais que representan nuevamente a los 7 guerreros enviados por Hoto Matu'a y que, a diferencia de todos los demas, miran hacia el mar. Estos moais son especiales ya que miran hacia Hiva, la isla perdida y abandonada por el pueblo de Hotu Matu'a y en el solsticio de verano se alinea con el cinturon de Orion. Fue un gran dia que culmino probando la cerveza local Mahina. Solo os puedo decir que esta buenisima ya que tuve que desistir a mi idea inicial de mandar unas representantes a Espanya por evidentes dificultades tecnicas.
Surfeando en Hanga Roa.
El trueque no funciono. Mis clientes no se presentaron asi que decidi ir en busca de Jonas.  Tras una hora encontre la casa perdida entre cocoteros. Tome un cafe con Patricio y Jonas. Luego Jonas y yo salimos zumbando con su 6.1 y la 6'2'' (perfecta para las condiciones) que me dejo por el resto de los dias.
Nos metimos en Hanga Roa, el en la izquierda y yo... en el derechon! Describir esa sesion es como explicar un sueno en el que se mezclan recuerdos, pensamientos y una gran sonrisa. Todavia me pongo cardiaco al recordarlo. Las primeras olas fueron complicadas. Hacia tiempo que no entraba al agua y Hanga tiene su truco. Es una ola que se parece bastante a nuestro siempre venerado rockie. La ola rompe a cada lado de una roca, en dos secciones que luego se juntan en una sola espuma y... ahi! Es donde tienes que estar. A partir de ese punto una pared peinada y levantada por los 5 nudos de off shore que soplaban te hace sonyar. Es una ola muy noble que no cierra hasta el final, es larguisima. Por supuesto volvi a entrar por la tarde, a ultima hora, a mis horas. En ese momento, el oceano bombeaba mas. Espere a entrar a las 18.30, queria ver la puesta de sol desde el agua. Estaba cayendo 1.5m de pared vertical glassssss. No olvidare esos bottoms en los que miraba subiendo el labio y veia la luz anaranjada del atardecer a traves suyo. De vez en cuando me giraba para ver al moai en frente de la playa, un poco mas alla, el ahu Tahai, si estoy surfeando en la isla de Pascua.
El sol cayo a las 21.15 en uno de los atardeceres mas bonitos que recuerdo. Cuatro lineas de luz quedaron en el cielo en forma de abanico. Algo se movia junto a las rocas, me parecio ver una aleta. No sera nada - pense, los sharks estan en el otro lado de la isla... Esto no me lo pierdo ni por un tiburon!
Quedamos dos en el agua. Un Rapa Nui y yo. Habia surfeado en el pico lleno de gente sin ningun problema, siempre respetando y con la sensacion de que a la ultima persona que le saltaria una ola... seria a un rapa nui, ojito! Ya nos queda poca luz - me comento y empezamos a hablar sobre la sesion, era verdad quedaba poca luz y esto se acababa por hoy. Espera eso no es? Parece un tiburon, no? Creo que cuando pronuncio el 'ti' yo ya habia cogido la ultima ola para salir tumbado. El rapa nui vino detras. Habia sido una sesion demasiado mitica como para que la estropeara un escualo.
Al dia siguiente bajo el mar. Fui a la playa con Lluis y Anna, unos catalanes que habia conocido en el camping, muy buena gente que espero encontrarme per Olot, la ciudad hermanada con Hanga Roa. En el mundo hay surrealismos todavia! Tambien se apunto a la surfeada Florence el irlandes. Estuvimos un par de horas donde la ola no habia perdido la fuerza del dia anterior.
Habia quedado con Alissa, la chica canadiense para subir al Terevaka, punto mas alto de la isla. De nuevo un petit pouce en l'air y una pickup nos acerco a los pies del volcan. El itinerario normal es una hora y media. Tras perdernos varias veces dejamos el record en cuatro horas bajo el sol... pero llegamos! Llegar al Terevaka es realmente especial. Desde sus tan solo 511m. puedes ver toda la isla a tu alrededor. En ese momento solo vives y sabes que te encuentras en uno de esos instantes que te acompanaran por mucho tiempo. Compartimos una galleta que supo a gloria y nos dispusimos a descender entre el bosque. Al llegar a la carretera... un petit pouce en l'air. 
Por la tarde una nueva surf session, una puesta de sol y a la Tapati.
Habia pensado en alquilar una moto y despedirme de la isla pero hay que ir mirando la economia a estas alturas. Por la manana no habia mar asi que... a la competencia de caballos. Para ir a la Tapati muchas veces tienes que moverte por la isla, cada competencia se hace en un sitio y sin coche pasas a depender del pulgar. En la carrera de caballos tambien se hizo una parrillada de 2.000 pescados! Alli me encontre de nuevo con Vicent y su novia con quien comeria y volveria de nuevo a Hanga Roa para la ultima surfeada.
El agua esta caliente, 26 grados, pero Jonas tambien me habia dejado la camisa de neopreno, siempre viene bien para las costillas! Me enfundo en ella y comienzo a remar entre el coral hacia el pico. Mira una tortuga! -oi que le gritaba un ninyo a otro mientras pescaban. Imaginad la sensacion que tuve al girarme y ver a mi izquierda una tortuga de mas de un metro. Nadaba mirandola sacar la cabeza a respirar a apenas un metro de distancia. Cuando hacia el pato la tortuga lo hacia igualmente a mi lado. Fue una sensacion unica.
Ese dia estuve surfeando con Patricio, un chileno que venia de conocer en el camping, recien llegado de Tahiti con su tabla. Se avecinaba tormenta -que nos cayo en el agua- y las olas lo marcaban. Rompio desordenado y dificil, subiendo a metro y medio pasado en la serie,... esas sesiones que distan de ser las mejores pero cuando me giraba, los moais seguian ahi.
Rapa Nui ha sido uno de los momentos mas intensos, no en este viaje sino en mi vida hasta hoy. Cuando la dejas, tomandote una Mahina en el aeropuerto sabes que es de uno de esos pocos lugares que te esperara intacto a que vuelvas. Rapa Nui tiene la suerte de estar lejos de todo aquello que podria perturbarla.
Todo ello se ha unido a conocer gente muy especial en esos momentos del viaje en que lo necesitaba.
El ultimo dia entre abrazos piensas en que esperas encontrarte con ell@s de nuevo en un camino de viajer@s.
Iorana Maururu Rapa Nui.

Un abrazo a tod@s desde Auckland.

5 comentarios:

  1. No me lo puedo creer, con la competencia que hay soy el primero.Da igual, el caso es contactar aunque no parece leyendo el blog que te sientas muy sólo, hasta escualos y tortugas.¡¡ufff!!.Cuidadín, cuidadín.Venga a encontrarte con Iwi que la etapa que empieza en NZ va a ser también espectacular, aunque lo que llevas vivido y sobre todo Rapa Nui creo que tienes el listón muy alto.Un beso. Tk.

    ResponderEliminar
  2. L'altre dia mentre dinavem comentarem lo de fer sur en l'illa de Pasqua, i Carles va dir "segur que troba a algú que li deixa la tabla, que es fa amic i fins i tot pot ser el convide a sopar. M'alegra que haja sigut quasi així, que hages surfejat en Rapa Nui, i que tingues en la teua retina retingudes eixes postes de sol tan increibles que has vist. Estic pensant que anem a necessitar molts soparets per a que ens pugues contar i descriure tot. Un BES.

    ResponderEliminar
  3. Hola Andrés!!!
    Desde que chateamos el otro día por el messenger me tienes enganchadísima a tu blog.
    He leido todo lo puesto hasta hoy y desde luego que ha sido increible... bueno, increible es poco!!!!! Tal como nos vas contando tus experiencias y poniendo fotos es como si nosotros también estuvieramos allí contigo.
    No sabes la alegría que me da que puedas estar cumpliendo tu sueño y estés llenándote de experiencias y vivencias que de no ser por tu valentía, tu forma de ser, y por ser tan buena gente, no serían posibles.
    Cuídate muxo y a la vuelta nos vemos!!!!
    Te mando millones de besos desde Valencia!!!!
    SILVIA LOPEZ. "NISKY"

    ResponderEliminar
  4. Jeje ya echaba yo de menos un parte surfero! De Punta Negra a Rapa Nui, menudo salto...
    Surf's up! Y las "sirenas" qué? Cómo va la cosa por ahí.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Este relato me deja un poco sin saber expresarme. Me siento feliz por lo que has sentido y vivido y que vas a recordar toda una vida. Enhorabuena. Un beso.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.