domingo, 26 de diciembre de 2010

'W'

W... mítica.
Tras dejar muy atrás los territorios del Bolsón y la Comarca, dos pequeños hobbits acompañados de otros muchos medianos iniciaron la andadura desde Puerto Natales hasta los confines de Mordor en las Torres del Paine, solo que aqui no hay dos sino tres.
Como de un perfecto paralelismo con la historia de Tolkien hemos disfrutado a lo largo de 5 días por la conocida como 'W', una ruta considerada una de las más bonitas del globo. Estos dias los he compartido con Antonio, un madrileño montañero al que conocí en el Navimag. Decidimos hacer la W según su planing, al revés! De oeste a este -al contrario que la mayoría de la gente- así encontraríamos menos hobbits y la guinda del pastel quedaría para el final, las Torres del Paine.
Salimos bien temprano, a las 7h despues de pasar la noche en un hospedaje que mejor no recordar. Todavía con las maderas de la litera incrustadas en la espalda iniciamos la ruta de 3 horas en bus para llegar a las cercanías de los Cuernos del Paine... pero no se veían ya que estaba completamente nublado. Al acercarnos a disfrutar de una cascada que se encontraba a 40 minutos de distancia perdimos el primer ferry que nos debía acercar al inicio de nuestra ruta. La cascada lo merecía pero luego comprenderíamos que era lo mejor que nos podía haber pasado. Con vientos en contra de 50 nudos tomamos el segundo ferry aerodinámico 1h30 más tarde. Atravesamos el lago cada vez más turquesa ya que los rayos del sol comenzaban a aparecer.
Los Cuernos del Paine se presentaron ante nosotros dandonos la bienvenida a la W, imponentes ante nosotros. Una formación de granito divididos en dos colores bien delimitados en sus extremos, blancos y negros. Dos cuernos perfectos esculpidos por la naturaleza en la era glacial.
A la otra orilla del lago comenzaba nuestra ruta. Una vez allí ves claramente el por qué de un nombre tan singular para una ruta de montaña. Los tres valles rodeados de glaciares y bosques que descienden al lago, que conecta la ruta, marcan una perfecta W.
El glaciar Grey.
Iniciamos la andadura hacia el campamento Grey justo debajo del glaciar. Con vientos de 80 kilometros por hora fue un dia bastante duro de travesia todo el tiempo con los cuernos a nuestra derecha. Llegamos al refugio/campamento alrededor de las 19 horas, se encontraba al borde del lago Grey. Tocaba cocinar rapido y prepararse para el dia siguiente. En cada campamento hay pequeños espacios cubiertos que se agradecen para cocinar en los momentos de viento y lluvia. Alli pude conocer a unos franceses que iban recorriendo la 'Q' ruta de nueve dias y a una muy autentica pareja de Arizona USA, Marc un autentico forofo del vino 'El Gato(u)'.
Al dia siguiente, nos decidimos -aunque nos llevara mas tiempo llegar al siguiente punto- a subir 1hora mas hasta el siguiente campamento a la altura del glaciar, valio la pena. El Glaciar Grey queda a tus pies. Desde las rocas ves las grietas bajo tus pies y sientes los estruendos causados por las masas de hielo que se desprenden a cada momento.
Durante 4 dias los truenos que no eran sino vaivenes del glaciar no cesaron. Mientras andas, mientras duermes... no cesas de escuchar el crujido de los glaciares y las impresionantes avalanchas.
El Valle Frances.
Tras disfrutar una hora en el glaciar Grey, bajamos rapidamente al campamento, tocaba recoger y salir hacia el valle Frances. Al llegar al lago, el tiempo se cubrio. El barometro del reloj habia marcado lluvia durante toda la mañana y habia llegado el momento. En cualquier lugar se diria que fue un diluvio, en Torres del Paine podemos decir que tuvimos la suerte de que no nos calamos de arriba abajo, solo nos chopamos de arriba a abajo. Llegamos al campamento italiano, a la entrada del Valle, lloviendo. Montar rapidamente la tienda, con frio y... a cocinar. El refugio para cocinar era pequeño y con la lluvia eramos muchos. Acoplandonos como pudimos disfrutamos de un menu de sopa y algo de pasta.
Te despiertas a las 7h. con pocas esperanzas de que el tiempo haya mejorado. Sin embargo, en Paine dicen tener las 4 estaciones en 30 minutos y es cierto. Amanecio un dia ventoso con claros y nubes.
El valle frances es realmente imponente. El glaciar que le da nombre lo tienes todo el tiempo a tu izquierda y, al menos ese dia, pudimos presenciar -desde la distancia- cinco o seis avalanchas. Los estruendos no cesaban. A tu derecha puedes ver en todo momentos los Cuernos del Paine.
Cada momento, cada paso que das es una vista nueva, una foto nueva, una nueva vivencia. Los paisajes parecen sacados de un libro, de una pintura. Tenia la sensacion de estar en un cuadro.
Fueron alrededor de 3h y media de ascension por el valle mas una gratis al liarme en uno de los senderos, conmigo me lleve a los americanos.
De nuevo descenso al campamento y salida hacia el italiano. Llegando al campamento italiano esa tarde la etapa siguiente no seria excesivamente dura, pero eso nunca lo puedes asegurar en Paine.
La W no es una ruta dura en si misma. Lo extremo, lo duro de las Torres es el clima, siempre cambiante y en condiciones durisimas de viento y lluvia.
Las Torres del Paine.
Habiamos probado el viento, las subidas y la lluvia tan solo nos faltaba... el huracan.
Antes de dormir el barometro ya marcaba un descenso de presion y sobre los cuernos las nubes en forma de hongo indicaban el cambio.
Aquella noche a las 3 de la mañana empezo a soplar el viento. Tenia miedo de que el techo de la tienda saliera volando. A las 5 de la mañana todavia no me habia dormido, llovia o tal vez era el agua del lago? Decidi ponerme tapones y que el azar decidiera donde amanecia.
A las 7 las piquetas mal clavadas se desprendieron y el techo de la tienda empezo a flamear... habia sonado el despertador! Como puedes, recoges la tienda. Mientras preparas el desayuno el viento trae agua del lago y tierra barriendo el campamento. Te tomas el cafe con sales minerales del Paine e inicias la marcha sabiendo que va a ser un dia muy duro. A partir de ahi, cruzando unos paisajes de sueño, las condiciones se fueron volviendo cada vez mas duras. Encontre una chica que andaba delante de mi caida, sin poder levantarse, la ayudamos entre otro chico y yo. Tocaba cruzar los rios de piedra en piedra con rafagas que te hacian meter una y otra vez el pie en el agua. Momentos en los que el viento te levantaba literalmente del suelo y te manejaba como una marioneta. Solo sentias que tus piernas no cesaban de aguantar un vaiven de la mochila. En estas condiciones llegamos a... El Paso!  Un paso de medio metro de ancho en un recodo del barranco. A tu derecha, un precipicio. En ese momento me detuve esperando a Antonio y a unos Irlandeses del Navimag que se nos habian unido. Imposible. El viento arrecio y comence a avanzar. No podia. Vi a unas seis personas tumbadas en el suelo aguantando la rafaga y decidi agarrarme a ellas. Desde el suelo notaba las piedras en la capucha del Gore, piedras que volaban desde arriba de la montaña. En el momento ceso un poco la racha salimos todos juntos a bloque. El paso, paso. Poco despues, llegamos al campamento Chileno. Fue un momento de respiro antes de continuar hasta el campamento Torres en la base de las Torres del Paine.
El campamento Torres se encuentra entre el bosque muy resguardado. Segui el consejo del Guardabosques y, aunque me encontraba exausto, monte rapidamente la tienda y subi hacia las Torres, 45 minutos mas de ascension dura. El dia estaba bastante claro y aqui nunca se sabe como va a amanecer al dia siguiente.
En estos ultimos metros ya notaba tirones en las piernas despues de toda la jornada, pero las Torres ya  estaban cerca. Poco a poco ves aparecer una de las Torres, dos... ultimos metros y el mirador.
El mirador se encuentras a 880 metros y desde alli  ya pude ver el lago, el glaciar y las tres Torres del Paine. Eran las 6.30 de la tarde, habiamos salido a las 8 de la mañana.
Me abrigue con todo lo que tenia, hacia mucho frio.
Vosotr@s estabais cenando, la cena de Nochebuena, las 22.30. Fue un momento en que mire las Torres, mire el mobil y logicamente no tenia cobertura, baje al lago. Pase hasta una piedra en medio del mismo y me tumbe sobre la mochila. Las nubes pasaban cubrian las tres inmensas masas de granito vertical y se iban. Fue un momento magico. Pensando en lo que estariais haciendo cada un@, desde la distancia.
A las dos horas baje al campamento. Era el momento de preparar nuestra particular Nochebuena. Maxime un frances de Reunion y un americano se decidieron a hacer una carrera hasta el campamento chileno para traer unos bricks de vino... no eran 'El Gato(u)', Marc no tuvo suerte. Pero el vino fue el complemento perfecto para nuestro menu especial de navidad, chorisset, sopa y ... pasta!
Estuvimos de risas hasta las 23h y al sobre. El despertador sono a las 4h de la mañana... el amanecer en las Torres esperaba. A las 4 horas la subida fue mas dura. Notaba el cansancio del dia anterior. Estaba nevando, el termometro marcaba 3°C. Al llegar las Torres estaban completamente tapadas, no se veian. Al subir habia visto lo que parecia ser un muy buen vivac. Una piedra inmensa bajo la que nos refugiamos Antonio, Maxime y yo esperando que aparecieran las Torres. Sacamos los sacos -por supuesto los habiamos subido- y vivaqueamos. Antonio me desperto al rato, dos torres aparecian. Solo recuerdo que intente abrir el saco, no lo consegui. Pense... estoy vivaqueando, durmiendo a los pies de las Torres del Paine, esto ya es toda una experiencia y me quedo con ella, segui durmiendo.
El descenso fue literalmente un paseo. Sin viento el paso se convirtio en un lugar para hacer fotos. Y asi, poco a poco, llegamos a la base de las Torres. Periplo acabado... no.
Todavia faltaba la guinda. A diferencia de todo el mundo que tomo el bus de vuelta a Puerto Natales, Antonio y yo decidimos aprovechar el dia perfecto que habia para recorrer un ultimo tramo en bus. Un lugar delante del lago turquesa desde donde los Cuernos y las Torres se alzan ante ti.
Estabamos hambrientos, habiamos comidos dos sopistan en todo el dia, desde las 4! Logramos que en un restaurante cerrado, el dueño muy amable nos brindara la comida de navidad: el mejor panecillo de atun de nuestra vida.
Al volver a Puerto Natales ya seria distinto era tarde y todo se encontraba cerrado. Una camarera nos dijo que la mesa de al lado era la ultima que servia, le suplicamos, le imploramos y a punto de llorarle nos dejo sentarnos para tomar un buen Bife de Chorizo! Brindamos con buen vino, por la W primero y por la Navidad despues.
El regalo de Navidad estaba por llegar. Esta mañana al mirar el mail me di cuenta de que me habia confundido con los dias. Pensaba que la comida de Navidad Kinepoliana era ayer... en que estabas pensando! No puedo deciros cuanto me he alegrado de veros a todos y desde la distancia poder estar un poco en esa comida tan especial. Por supuesto me he quedado intrigado sobre cual habra sido el regalo estrella de este año... una batamanta? En esos momentos es cuando piensas en el s. XXIII y la teletransportacion del Sr. Spock. Roig, como te dije, por ahora el recorrido me llevara hacia el oeste, pero Menphis llegara ho saps. Ha sido realmente espacial veros gracias, Vero, Juanma, Rafa, Mary, Begou,  Truji, Roig, Javi, Esther, Victor, Miguel!!!, Raul, Maribel, Victor, Eva, Estel!!!, Carla!!!, jarra de cerveza,... me dejo a alguien entre todo el festival? y per supost Marcial! Merci de ton message mon ami sinon je n'aurais pas connecte, je ne sais plus a quel jour on ait! Gracias por este regalo.
Seguid pasandolo como sabeis y a preparar la nochevieja que ya se acerca. Feliz Navidad a Tots/es!
Un abrazo a tod@s desde El Calafate.

8 comentarios:

  1. Mare meua mestre, tu disfrutando de aguas turquesa mientras nosotros degustabamos a tu salud doradas cervezas :-) se te ha echado de menos, aunque un pokillo menos gracias a las tecnologias.
    Bueno xiquet, nos vemos por estos lares
    Un abrazo grande!!

    ResponderEliminar
  2. Leyendo la experiencia de caminatas, frio,nieve lluvia, altura ¿te puedes creer que he pensado ....pues que bien estabamos aquí calentitos con buena mesa y brindando por ti.Je...je... Un beso y adelante que falta la nochevieja en USHUAIA :"el fin del mundo".

    ResponderEliminar
  3. Creo que las gracias tambien hay que dartelas a tí por dejarnos compartir y disfrutar de tu historia y tus fotos de lugares que quiza no veamos nunca, pero ya es como si hubieramos estado contigo.Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Pero que buena estaba esa lata de atun alli, contemplando Los Cuernos del Paine. Menudas navidades que nos hemos pegado, eh nano?
    Anora, a por la Nochevieja en Ushuaia.
    Antonio

    ResponderEliminar
  5. Ya que tu no puedes escribir lo hago yo. Bon dia de los inocentes desde el Perito Moreno. Eso quisiera yo.....

    ResponderEliminar
  6. ajajjajaja
    ya os imagino aguantandoos los machos para que no se los llevará el viento tan ansiado para navegar,,, jajaja,,pero que desearias no habertelo encontrado opr alli,,
    Un abrazote y feliz año !"!!!!!!!!!
    KARLOS

    ResponderEliminar
  7. Después de esto, Calleja te busca para su próximo Desafío extremo!!!

    Un beso, te keremos!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.