viernes, 12 de noviembre de 2010

Primera bifurcación en el viaje.

Se suele decir que el Camino de Santiago es un simil de la vida. Cada viaje lo es. Y como en la vida, hay momentos para disfrutar, para pasar el mal trago, para decidir y cambiar de rumbos cuando lo crees necesario. Esto último es precisamente lo que he tenido que decidir y hacer estos últimos días. El día 9, tras hacer cálculos y estimaciones, y viendo que llegar a Ayamonte nos había llevado más tiempo del previsto decidí apearme de la aventura del Moskito Valiente. El tiempo no nos ha acompañado como esperábamos y la llegada a Canarias se había retrasado respecto a lo previsto.
Durante este año me he propuesto realizar un viaje personal por aquellos rincones del planeta que por situaciones que cada uno conocemos, trabajo, vacaciones, precios en los momentos que puedes viajar... normalmente me es imposible planificar. Iguazú, las pingüineras, las ballenas, los glaciares de Patagonia, Atacama, playas polinésicas, y... ¿Cómo debe de ser vivir en cada uno de estos lugares? ¿Qué se come? ¿Qué sientes cuando te despiertas en tu tienda frente al glaciar más grande del mundo o frente a la Gran barrera de Coral? Las olas de Bali... realmente son turquesas, y las de Nueva Zelanda?
Todas estas inquietudes me han movido a llevar a cabo este año y, ahora, a dejar para más adelante la Gran Aventura de cruzar el Atlántico deseando el mejor viento que puede soplar, los Aliseos, al Moskito Valiente, con Jose y Lur a la rueda -y en breve Aitor-. Realmente estos 20 días de travesía han tenido momentos de verdadera magia. ¡Y los que les quedan! Un fuerte abrazo desde aquí navegantes.
Por mi parte, he hecho una parada de 3 días de abastecimiento. De Huelva cogí un autobús que tras tooooda una noche me dejó en Madrid. Allí dormí en un lecho de suelo de mármol hasta que abrieron las oficinas del aeropuerto. A las 11h. comenzó la aventura de búsqueda de billetes de avión. Finalmente, ví que la opción económica era un: RTW, vamos un Round the World, vamos una Vuelta al Mundo!
A las 17.30, sin comer, acabé las gestiones y puse rumbo a Valencia, metro, bus,... Apenas 23horas después de salir de Huelva, viajaba en un autobús hacia Valencia con un billete para dar la vuelta al mundo. Me encantó esa sensación de descoloque y esa especie de inquietud que tienes siempre antes de iniciar un Gran Viaje. ¿Cuando? Pronto, el lunes 15! El recorrido... pinchad en el título.
La próxima entrada la escribiré seguramente desde Buenos Aires o Iguazú. Ahora sí, estaremos lejos y aunque estos días que estamos más cerca no pueda veros, sé que os voy a tener cerca, al menos gracias a estas páginas! Me pongo con la mochila. Un abraç.

4 comentarios:

  1. GRANDE MESTRE!!!!!!!

    Joder, como te voy a echar de menos, pero como voy a disfrutar de tu velta. Grandes historias y grandes cervezas nos aguardan.

    Te quiero tío!!!

    ResponderEliminar
  2. Hi Andrés, un abrazo muy fuerte y ya nos vas contando desde la Pampa argentina,no?
    Godspeed y to the parrot con las posibles "sirenas" que te puedas encontrar por allá.
    Un saludo.
    Deivid.

    ResponderEliminar
  3. mucha suerte!!!
    voy siguiendo tu viaje !!!! a final one world!!!!¿donde puedo ver tu itinerario?
    yo lo compro el mes que viene,
    besos , Fani (novia- prima- emilio)

    ResponderEliminar
  4. Tio!!! k dices!! no estas con el moskito!! yo k les tenia preparada una comiditaa tipica canaria!!! Bueno me kedo con las ganas de conocerte y espero que coincidamos algun dia por ahi!! te deseo lo mejor en tu aventura y a ver si se vuelven a cruzar las nuestras!!!un abrazo pasalo en grande.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.