sábado, 20 de noviembre de 2010

Las Cataratas de Iguazú

Parece siempre que hay días que tienen que llegar, antes o después. Hoy era uno de esos días. Desde que hace mucho tiempo ví la película de The Mission tuve ganas de conocer este lugar. No se puede describir mejor de lo que lo hace Jeremy Irons en dicha película. El cine es vida como decía Truffau, no David?
Ahora mismo son las 22.30h e intento, con una cerveza, asimilar todo lo vivido desde las 7 de la mañana.
Creo que el día no se podía organizar mejor. En primer lugar, a las 8h tomé (ya se me ha escapado con mis nuevos compañeros de cuarto el "llegué a Buenos Aires y cogí el primer auto... Ya cogiste! Nada más llegar y ya cogiste!Eres grande pibe!) un autobús a Brasil. Trámite rápido en la frontera, dónde no hace falta ni visado y llegar al Parque Brasileño de las Cataratas.
La sensación de estar en un cuadro, de no poder creer que la naturaleza haga algo tan... perfecto? espectacular? un anfiteatro de agua y flora, grandioso. Los pájaros saliendo de entre las aguas de la catarata dónde tienen sus nidos. Te sientes ante una película que no ha rodado el ser humano, donde el estruendo supera con creces el THX, dónde solo ves vida por todas partes, la selva, el agua.
Disfruté tranquilamente del paseo en compañía de una pareja Bilbaína. Esperando el autobús, otra pareja, esta vez de coabíes empezaron a retozar y jugar por el cesped. Son como un castor pero con cara de oso hormiguero, realmente curiosos. Lástima que estén muy acostumbrados a que la gente les dé de comer y a revolver las basuras a pesar de todos los carteles que pueblan el parque.
La cola para coger... tomar el autobús de vuelta era enorme así que pude volver a Argentina a la 13h, tocaba correr!
Dos panecillos de pan, una bandeja de queso y un autobús de linea para llegar a las 14h al parque Argentino. Tenía 4 horas, pero el parque es enorme!Cuando le dijé a un chaval de la organización del parque que quería ver la Garganta del Diablo, Recorrer el parque y coger... tomar la barca que te lleva bajo el mismo chorro de agua me dijo... no es posible. Lo fue.
Hay un tren que recorre la parte superior del parque, si evitas cogerlo y haces el recorrido de 5km -al lado de las vias- a pie viendo lagartos juanchos de 40cm.,y conversando con los fotografos del parque de por qué Messi es Messi... puedes llegar a recorrer el parque en poco tiempo, sudándolo y disfrutándolo.
Atraviesas una especie de marismas por puentes metálicos para llegar al mirador de la Garganta del Diablo, parte de las cataratas que hacen frontera con Brasil. Allí, en esa plataforma hay mucha gente. Intentas abrirte un hueco. De repente se apartan unos, otros, y te das cuenta de que las cataratas, esa fuerza enorme está justo debajo tuyo! La piel erizada y una emoción que no podría expresar.
Tenía en el recuerdo otras cataratas, las de Detifoss en Islandia. No creo que sintiera menos fuerza en aquellas pero en estas hay mucha vida alrededor, realmente el escenario es mágico.
Tocaba seguir, el postre estaba por llegar. Tras un recorrido por el parque inferior viendo todo tipo de mariposas llego al embarcadero. Soy el último del día en subir a la fueraborda, primera linea off course. La guinda del día. Meterte casí debajo de la catarata misma, choparte, beber, esperar que la cámara aguante el chaparrón! Creo que no era yo sólo, todos gritábamos y le pedíamos al fuerabordista otro bordo más, espectacular!
Enfín, para acabar el día, al llegar decicí cambiar de albergue. Mañana saldré tarde y en este hay una pedazo de piscina que es azul no verde como en el otro. Acabo de conocer a otra pareja de Bilbaínos, muy buena gente. A decir verdad él no es bilbaíno, antes vivía justo en el portal de enfrente de mi casa... hoy, el mundo es muy pequeño. Menos las Cataratas de Iguazú.

Este ordenador no tiene chuflo para subir las fotos, en el próximo sin falta. Próxima etapa mañana a Córdoba, bus de 23horas, casi res. Un bes a tots y me quedo con que si es posible.

5 comentarios:

  1. Buuuuuffff,vaya dia!Nos has puesto els pelets de punta!!!Aunque en la distancia, lo vivimos contigo!Como siempre, no sabemos como lo haces pero tus días tienen más de 24 horas!Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  2. No se puede describir la emocion que se siente al ver que las cataratas emocionan y que todos gritamos debajo de ellas que te crees que no hay nada + grande, pero si Argentina es grande toda ella. Es pura naturaleza. Gracias x hacernos recordar esas experiencias vividas hace 5 años. No recordabamos las grandes mariposas, los lagartos gigantes siiiiiiii y el otro animalito también se nos subió x las piernas a x comida.Un beso sigue a tope como sabes hacerlo y vivirlo. Un bes.

    ResponderEliminar
  3. And I'll say it again...Qué grande eres,jeje!
    Keep on moving!
    Un saludo y sigue adelante. Vamos ni Tintin se lo pasaba mejor que tú,jaja...

    ResponderEliminar
  4. Per la manera de descriure el viatge, veig que t'ho estas passant superbé. Però que sapigues que els que llegim totes estes emocions que ens descrius, tots eixos paisatges, també estem gaudint del viatge. Per a mi es com si estiguera en les cartarates. Ja tinc ganes de que pugues pujar les fotos i voreles. Un super bes.

    ResponderEliminar
  5. Hola Maes. Sin duda alguna las cataratas del Iguazú es uno de los mayores espectáculos de la naturaleza. Y tiene ser una experiencia inolvidable presenciar la grandeza de la naturaleza en su máximo exponente.
    En mi visita a Argentina, solo recorrí la capital, no hubo tiempo para más. Y me quedé con las ganas de visitar las cataratas y la Tierra de Fuego.
    Es una cuenta pendiente. Así que en cuanto la economía me lo permita, volveré. Por lo que echaré un vistazo a Trivago para poder seleccionar y reservar un hotel donde alojarme y que no me falte de nada. Sl2

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.